Compañeros de vuelo...

martes, 14 de mayo de 2019

La imagen puede contener: exterior
(foto de la web)

Se viste la noche
de sombras quisquillosas.
Se disfraza de espejo
el adoquín de la esquina.
La lengua filosa

mira con ojos de ausencias
el horizonte que se extiende
hasta por las rendijas de los recuerdos.
Hojas de viento
suspiran en los balcones del conventillo.


Bárbara Himmel©2016



5 comentarios:

  1. Leo tu poema y yo suspiro también.
    Precioso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Más suspiros Barbara, me he sentido en ese conventillo.
    Gracias por tu visita.
    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  3. La noche es maravillosa, sombras grotescas nos observan y nos siguen...ver el cielo lleno de estrellas una maravilla, el silencio nos llena el pensamiento, ese vientecillo por las rendijas la ventana dando la nota musical...me encanta la noche, y me ha encantado tu poema.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. No dejes de suspirar. Hace falta en estos tiempos sin suspiros.

    ResponderEliminar
  5. Los recuerdos a veces son necesarios para extender los horizontes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar