Compañeros de vuelo...

miércoles, 5 de mayo de 2010

Decisiones

Nada hay que no sea arbitrario,
hasta el silencio más opaco,
la noche más profunda,
la vista más ciega
y el llanto más sórdido.

Nada hay que no tenga solución,
incluso la muerte,por que ella sana,
purifica almas y pacifica mentes.

No hay nada que no sea causal,
y mi decisión de ahora,
puede modificar mi destino,
si hasta lo que escribo,
no sería mío si no lo estuviera escribiendo.

Por eso,salgo al encuentro de las palabras que flotan en el aire,
y las transformo en notas de algún consuelo,
que dejan sospechas en mis oídos,
no por distraídos,sino por minúsculos encantos,
que pasan de la risa al llanto
y de estar despiertos a estar dormidos.

Que tus decisiones sean tuyas.
No hay nada malo en el destino;
si está escrito ,así será,
aunque estés solo,aunque estés conmigo.

Dulce amor.

Dulce amor me has dejado
un sabor amargo de un trago
que tomé rapidito hasta el fondo
sin darme cuan hondo
habría de ser el sentir,
qué  más se puede pedir...
sino amar y ser amado.

Te miro y tiemblo

Te miro y tiemblo,
mis manos tiemblan,mis piernas tiemblan,
mi cuerpo tiembla,mi corazón se estremece.
Te miro y tiemblo,
como un árbol sacudido por el viento,
hasta las raíces que no se quieren despegar del suelo,tiemblan,
hasta la fibra más profunda
que no se deja persuadir,
es acariciada por una suave brisa
que no contiene ese esbozo de sonrisa
para no pasar desapercibida,
por que tiene miedo a la herida
que algún amor le pueda producir.
Te miro y tiemblo,ya casi sin sentido
pues  he dejado en el olvido el desamor,
que como un río sinuoso ha llegado al fin del recorrido.
Te miro y tiemblo,
así transitado este camino.
Te miro y tiemblo,
te escucho y sonrío,
te tengo conmigo y es mejor....