Compañeros de vuelo...

viernes, 29 de octubre de 2010

Pacto...



Flotaba en el mar de la calma
mientras tus crepúsculos invadían mi alma.
Destellos de silencio me bañan
pinceladas acromáticas no de hiel,
sino de ensueño.
Templanza de un susurro en un te quiero.
Alabanzas en la forma en que me muevo.
Con sólo eso basta,
plomizo se desata el cielo,
hasta los ilusos han quedado obsoletos.
Avasallar el tiempo,
inundarlo de ganas...
repetirme mil veces
que siempre vale el intento,
alentar a la mañana,
sacudirle el hollín de lo viejo,
restaurar esa ventana
y empezar de cero.
El cuarto creciente de tus ojos
volver a ser mi anhelo,
pagado por adelantado
en mi desvelo.
Sin fraguar las lágrimas,
ni renta de por medio
aguardar la noche
que me persigue en los recuerdos.
Pactar con ella
mi rendición,
abrir la puerta
y verte a vos.