Compañeros de vuelo...

sábado, 22 de mayo de 2010

Palabras

Palabras que ríen
palabras que lloran
palabras que gritan
palabras que adoran
palabras que curan
palabras que matan
palabras que miran
dentro de tu alma.
Palabras que atesoran
mil sentimientos,
palabras que perdonan
arrepentimientos.
Palabras que adulan
y no sirven para nada,
palabras que codician
hasta la propia palabra.
Palabras generosas
o cargadas de ira
depende quien las use
depende quien las diga.
Palabras cargadas de sonrisas
palabras que corren con mucha prisa.
Palabras benditas
llenas de amor
o marcadas de ira,odio y rencor.
Palabras sinceras
palabras sin miedo
palabras eternas
que te elevan  al cielo.
Palabras que vuelan
hasta el infinito
palabras atentas
que piden a gritos.
Palabra que sueñan
de felicidad,
palabras que busco
cuando tú no estas.
Palabras que guardo
en mi corazón
palabras que aman
y hablan de amor.

Aposta a la vida

Apostá a la vida,
no te vas a equivocar
mucho mejor si es sencilla,
pues es su fundamento,
de ella no vas a desperdiciar nada,
ni un instante de tú existencia,
ni siquiera sobrará la experiencia que de ella puedas obtener.
Renacer los buenos recuerdos cada día,
y eventualmente anular los sinsabores que viviste
y comprendiste que eran necesarios
para evitar futuras contiendas...
que te ayudan a perseverar a diario
en el camino que fuiste trazando de a poco
desde que sos muy niño,
y alzas alabanzas pidiendo,
pero también agradeciendo
por aquello que has recibido.
Apostá a la vida simple,
sin mucho ornamento,
pues es puro cuento que el que más tiene está mejor!

Bella palabra

Bella palabra
tan gentil puedes ser,
tan útil en su deber,
mas,tan despiadada en su causa,
puede ser la razón de tu falta
la codicia?,avaricia? o verbo imperdonable
mas que resultar amable
puede terminar siendo tremendamente ácida,
y dar lugar al dolor
que no concibo en ella,
pues merece ser idioma
de una solo lengua,
la que nace en el corazón
y se atesora por siempre
en la razón de su existir,
y lo único que debe decir
es lo dulce y sereno
para no exaltar las fieras
que en sus entregas sacan las garras
donde ya no sirven amarras
para tales improperios.
Basta con decir crueldades
para desatar guerras,
pero con palabras bellas
sanamos hasta las más profunda de las miserias.