Compañeros de vuelo...

lunes, 29 de agosto de 2016

No estábamos rotos, estábamos descosidos.
Y tan criterioso había sido el tiempo,
que entre sanando y pariendo
nos fue remendando,
para volvernos al ruedo.