Compañeros de vuelo...

martes, 12 de octubre de 2010

ROJO CARMESÍ...



Dispara eterno,
yace disperso,
historia sin fin
ha concretado
el fuego.
Alas ámbar
cristal etéreo
carcomen ilusos
los restos
de mis yerros;
más inútil
que los mármoles
del cementerio,
distantes,
fríos
pero atentos.
Lluvia derramada
en pétalos,
quebrados,
perdidos,
de tanto silencio.
Adormecen
en rojo carmesí
mi corazón
y su desvelo,
desatendido
en la ilusión
del alma
que disparó
el viento.