Compañeros de vuelo...

viernes, 3 de septiembre de 2010

Día a día...



Desterrado el dolor de mi cara
arrancado tu nombre de mi corazón
transformada esa lágrima amargada
en un dibujo de sonrisa pre-armada
que cautiva a la osadía que está dormida
mientras la vanidad la persigue día a día
para embellecerla de nuevo,sacarle el polvo
y volverla al ruedo,
tu rostro ya sin nombre me habla
amedrentado por la falta de caricias
de esas que te llenan de albricias
y son un canto a la vida.
Cuánto he de esperar
para volver a recordar lo que he olvidado?
amar y ser amado!
acariciar y sentir la benevolencia
del afecto en mis actos
entregarme sin dolor,culpa o duda
simplemente dejarlos de lado.
Iluminar cada paso con mis desvelos
hacerlos parte de éste anhelo
y brillar hasta el infinito
para no opacar el grito
al repetir ¡ te amo!.
Y que desgarre hasta las ropas
sinónimo de lo que nos toca
y que la haga girones
devolviéndome ilusiones.
Si al final,todo vuelve!
lo bueno que he dado
se duplica por que he amado
se triplica por que he esperado,
y no en vano,
por que mi sentir es sincero
no he de decir que por ti muero,
pues no lo haría,
callaría y viviría mi vida sin lamentos
pues siempre hice el intento,
mas ,si de tenerte conmigo hablamos!
yo no se por qué esperamos
por que un segundo se hace eterno
cuando no te tengo
y ahora si gritaría a los cuatro vientos
que me beses,que me ames
que me desnudes con la mirada
siempre enamorada
que descubras en toda mi geografía
esa fibra que por ti vibra
para traspasar el límite de lo imperceptible
para que lo bello sea tangible
y perpetuarnos de por vida
en la sencillez del día a día.