Compañeros de vuelo...

lunes, 1 de agosto de 2011

Poderoso e invencible Te quiero !





La impotencia ahogó la voz...
luego se quebró el silencio;
sucumbió en lo más profundo del ser
desgarrando la carne
alejándole del esqueleto.
Remendado el corazón,
siguió circunspecto;
reconstruído de cicatrices
a lo largo del tiempo,
como juglares de otra época,
trovadores en el destierro.
La omisión sería parte de ésta vida,
los azares,
una broma macabra que no entendía.
¿ Podría acaso el tiempo,
redimirse de lo hecho ?
¿ Otorgar  felicidad,
al amor de la vida
y devolverle fe
para un futuro tangible
y sobre todo pleno ?
La impotencia ahogó la voz,
luego se quebró el silencio.
Mezcla de arrebato y dolor,
pesadumbre,
no arrepentimiento.
Tribulaciones
para un alma ausente
carente de todo afecto
que había comenzado a sentir
que vivir sería posible,
luego de haber escuchado
decir :Te quiero !