Compañeros de vuelo...

lunes, 12 de julio de 2010

Colgué mi libro de una rama...

Sólo colgué mi libro de una rama,
ella entró por mi ventana,
con palabras simples,nada rebuscadas
me dijo: escribe una historia
que comience en la mañana.
Mi libro hechó raíces,
se convirtió en papel de lo que dices.
A su vez  me dio las  hojas,
tal vez las mas hermosas
y con ellas renglones 
donde escribir mis emociones.
Mis emociones se transformaron
en parte de lo que hago
y lo que soy.
Despejé rápido el camino,
como el viento a mi destino.
Le eché llave al corazón..
que por alguna razón se había cerrado.
No estaba deprimida,estaba distraída
y el amor había pasado.
Se rió en mi cara nuevamente el destino,
y me dije con cierto tino,
sólo rueda la razón,
en el suelo pisoteado el corazón.
Era tarde ya,
y como todo viene de la mano
eché a volar la imaginación.
Ya nada me detiene.
Ésta noche no es igual a todas
por que he decidido quererte
aunque no pueda tenerte.
Si me has embrujado hasta el alma
y no encuentro la calma,
me permitiré con vehemencia
renovar mis ilusiones
y afirmar mis convicciones
por sobre todas las cosas,
traspasar los límites de la vida
aún más allá del entendimiento,
y amarte en la distancia,
aunque sea sólo ese mi consuelo.