Compañeros de vuelo...

sábado, 29 de mayo de 2010

Sombras

Tus sombras
ya no me asombran
ni me tapan
ni me nombran,
me remontan
y  recuerdan al olvido
aquel que está perdido,
que surgió sin compromiso
y también sin previo aviso.
Que provocó resquemores
y deseos de nuevos amores.
Que despertó ilusiones
y dejó decepciones.
Que se alejó al informarte
que podría dejarte,
que invadió la distancia
de la cero tolerancia
y creyó conveniente
atender a la esencia
que uno tiene dentro
y que la lleva al encuentro
de lo bueno o pernicioso
y dado así el hecho,
optó por lo mas coherente
alejarse de la gente
que lastima y enajena
aunque duela la condena
de no haberte elegido.
Valgo mas por lo emitido
que por lo altivo de éste gesto,
que aunque parezca funesto,
es bien sabido  fue con premura,
llevado esto a tú altura,
aunque carezca de razón
le hice caso al corazón.