Compañeros de vuelo...

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Revancha







Si al morir yo cada noche
recibiera en la mañana tus besos como broche
resarciría la pena que conlleva
aferrarme fuertemente a ésta quimera
que me dió el destino
ni por tan ladino
o tan sabio
donde no me bastan tus labios
que frustran cada intento de quererte
para mi bien poder tenerte
entre la alborada y el atardecer
y nos encuentre juntos el anochecer
y ni yo morir
y si tú querer.