Compañeros de vuelo...

miércoles, 2 de octubre de 2013

...Y sabía que de ahora en más,
 mis versos contendrían hasta las lágrimas que la lluvia derramaba,
hasta la mesura creí que perdería.
Mi ropa de alas de mariposa no soportaría tanto peso,
pero, qué más da si la vida es un suspiro y sólo eso.
Se quiebran como las hojas resecas del otoño...
se hacen polvo levantado por el viento...
se hacen llaga en la piel de los recuerdos...
Ahogo la voz y no te nom
bro,
una tribu de palabras que asesinó al tiempo,
las amordazó mi garganta en una sutil tarde de invierno.
Soles que resultaron no ser soles,o murieron en el intento...
buscan asilo en mi alma
que desolada espera
la llegada de la primavera.


Bárbara Himmel.