Compañeros de vuelo...

sábado, 1 de mayo de 2010

Ocaso

Si acaso el ocaso se perdiera
y nunca más atardeciera,
se esfumaría el encanto
que derrama el llanto
del sol desapareciendo,
en un horizonte u otro
de este lado del mundo 
donde no te toco,
pero percibo la sensación  de tenerte, 
el solo hecho de verte,
haría que el sol
nuevamente saliera,
como las flores
florecen en primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario