Compañeros de vuelo...

jueves, 27 de mayo de 2010

Aprendizaje

Del otro lado del mundo
a ésta hora
alguien te piensa,alguien te añora
alguien que sabe que existís
y solo por eso se siente feliz.

Se le ilumina la cara
con solo pensarte
ni te cuento...
si acaso desearte.

Recorre caminos distantes
que lo llevan a ninguna parte
y si ninguna parte está bueno,
ese es el consuelo de su existir,
pues habiendo amado tanto
hay que librarse del llanto
que le pudo producir.

Ser más valiente y bondadoso
aceptar que todo tiene solución
y darle al corazón reposo
nada de desesperación.

Así como de niños
aprendimos a caminar,
de grandes aprendemos a ser adultos
y tenemos que aprender a amar.